Nadar en dulce de leche repostero. La integración escolar. Consideraciones

Tuve por ahora, sólo una experiencia con una escuela. Están empezando las clases y la mayoría no están realizando entrevistas. Cuando llamo ni digo que mi nena tiene discapacidad, por las dudas. Pero después de la primer entrevista, conversé con las estimuladoras de Viole y sus respuestas fueron: “Una escuela sin rampa, es una escuela que excluye”. “Te dio muchas vueltas”. Y otra cosa que me resuena es lo que me dijo la directora “Los nenes de 3 años reconocen su nombre escrito (?) y tu hija NO VA A PODER“. NO VA A PODER. Ya empezamos mal. Nunca hay que engancharse con el “no va a poder”, adelantarse al futuro, sentenciar con los diagnósticos. No sabemos. No hagamos profesías autocumplidas. El año pasado, salió una nota en la Rolling Stone, donde Michael J. Fox hablabla de su enfermedad y le preguntaron si le asustaba el futuro (cuack, a él, que volvió del futuro) y dijo “No hay que pensar en el futuro y todas las mierdas que te depara. Si pensás en eso, lo vivís dos veces“. Y tiene razón. Porque por ahí, si uno sigue el diagnóstico, es muy probable que no pueda hacer miles de cosas pero para qué adelantarse. El cerebro nos tiene preparadas muchas sorpresas. Así que colegio que me venga con el “no va a poder”, es un colegio tachado.

Yo sé lo que es estar mal en una escuela. No deseo eso para mi hija. Quiero un colegio donde respeten sus tiempos y no le rompan las bolas con que no logra tal o cual cosa esperada para su edad. Chocolate por la noticia. Por otro lado, estamos hablando de un jardín de infantes, no de Harvard, dejémonos de joder. Al jardín se va a cantar “La gallina turuleca” y a comerse los mocos. En el primario vemos.

Está complicado por lo que leo. Los colegios que aceptan o respetan tiempos, son los más caros. ¿Los parroquiales? Bien, gracias. Se ve que no soy la única que tiene una relación comercial con Dios. Los que aceptan integración son pocos y son difíciles de entrar, pero haré el intento.

Me contaron también de un colegio super progre re integrador que le dijo a una mamá con un nene con TGD (que junto con el Síndrome de Down, es una de las discapacidades más integradas) que sí, que estaba todo bien y después le dijeron que no había vacantes. La madre, sospechó y mandó a llamar a una amiga para ver si era cierto: obviamente era mentira.

Así que este es el estado del arte en Buenos Aires. Veremos qué nos depara el señor futuro.

Esto recién empieza.

th

Nadar en dulce de leche repostero. La integración escolar. Parte 3

Empezó la búsqueda de colegios. Hoy tuvimos entrevista en uno chiquito, muy lindo, de zona norte. El criterio de búsqueda es comenzar por los colegios donde hay cierta tradición en integración y con una mirada más comprensiva del tema. Una chica que me dejó un comentario me pasó una lista y de ahí fui sacando.

Con mi marido decidimos llevar directamente a la nena porque si íbamos solos con el diagnóstico se iban a asustar. Además, mi hija se vende sola: le hacés dos colitas, sonríe y listo. Es muy compradora. También quedamos en decir que tiene “un problema neurológico” y no decir “malformación del sistema nervioso”. Digamos, edulcorar el asunto.

Nos recibió la directora que enseguida se dio cuenta que Violeta tiene una discapacidad pero ningún problema. Aceptar, la aceptan. Eso no se discute. Pero hay algunas contras: 1) debería ir a una salita menos. Es decir, el año que viene estar en sala de 2 y no de 3 porque no la ven como que pueda adaptarse al desarrollo de los nenes de su edad. Bajón pero algo de razón tienen y puede que nos los digan en todos los colegios. 2) Es cariiiiiiiiiiiisimo. Recuerden que yo no trabajo. 3) La primaria no está preparada para una discapacidad motriz con lo que si ella no logra caminar sin andador, etc, no puede hacer ahí el primario. La tercera razón pesa mucho así que no sé. Es una opción, obvio, pero vamos a seguir buscando.

El tema de que por ahí no pueda ir con nenes de su edad y que encima hay que pedir como un permiso a la inspectora etc etc me hacen pensar cada vez más en un Waldorf. Peeero los Waldorf no tienen ni 10 centavos de subvención así que son impagables. Igualmente, voy a averiguar. Por averiguar no me voy a hacer más pobre.

En esta escuela me dijeron que muchos padres consiguieron que la obra social pague la cuota del colegio pero que es por vía judicial. Así que llegado el caso, eso es lo que haremos.

En fin, por ahora esas son las novedades. Los mantengo al tanto. Estaría bueno que compartan sus experiencias con las búsquedas. No voy a dar nombres de colegios porque los que te tratan bien no se lo merecen pero en cuanto me lleguen a tratar mal en alguno, obviamente será escrachado.

“No soy una inspiración, muchas gracias”

El sitio AMPARAR, que protege los derechos de las personas con discapacidad, subió en su página de Facebook este interesante video de TED Talks en el que Stella Young, una comediante en silla de ruedas, derriba algunos mitos sobre lo que las personas “normales” ven en los discapacitados. Acá lo tienen.

http://esnoticia.co/noticia-8564-cuando-el-elogio-a-personas-discapacitadas-suena-mas-como-un-insulto-que-un-halago

323_cropped_730x4122.1385080397